lunes, 16 de mayo de 2016

DE AIRE

Tu luz, tu carne
solo imaginadas
ay! mi mente como arde!

El camino 
no tiene aún pisadas
sola vereda 
de aire

Sueña el laberinto que tiene visita
imagina el huésped que encuentra el silencio
y los dos, flotando por el río abajo
sueñan que despiertan en la luz del mar

Se va la tarde
sin prometer nada
por la sombra de tu calle

El camino 
borraba mis pisadas
sola vereda
de aire

AHORA NO ESTOY

Nadie me llame suyo, ¡que descaro!
¿De quién soy cuando despierto a media noche
y la tiniebla sigue, no se aparta
no se remedia encienda lo que encienda?

Que nadie venga a prometerme nada
que no sea ahora, dentro de un minuto.
Si el tiempo pasa... ¿y si ya no me gusta
lo que me dan? ¿y si ya no lo quiero?

No me digan que es tarde ni que es pronto, 
el tiempo no me espera y yo no lo obedezco.