sábado, 30 de agosto de 2014

DISTANCIAS



Seis horas y un océano, 
y las mañanas en que casi no existes, 
prácticamente todas. 

Un mar grande y seis horas,
y tus tardes y noches en que viajo sin rumbo,
por la oscuridad del sueño. 

El océano entero y seis horas enormes, y los meses. 
Y labios tan borrosos como un árbol dormido, 
y ojos que no riman, 
y dedos sin memoria.

Agua y sal y la noche,
y millones de nubes
que lo secuestran todo,
y tantos calamares como gotas de ausencia 
pululando en lo oscuro de las horas ambiguas 
donde tu y yo apenas existimos

No hay comentarios:

Publicar un comentario