lunes, 27 de enero de 2020

HIPNÓTICA

Tras el aprendizaje de la vida    
ofrezco mis ruinas a tus ojos...

Javier Egea







Va un silencio despacio
casi vago
manchado de algún ruido necesario
transita como nube
por las calles de sol descolorido

Hace como los ríos
se agacha en cada esquina
se desploma y avanza

¿Es el mismo silencio de otro siglo?
no recuerda
sigue como un león hipnotizado
convencido de ser solo un recuerdo
que no encuentra su casa

Al fondo de cien calles una plaza
de campanas o márgenes finales
Parecen llover risas
de niños o un borracho
que canta su destino con hiriente dulzura

Va un silencio sin prisa
como hombre obligado a recorrer un mapa
esperando señales
sin saber de qué ojos 
vendrá la contraseña que desordene el llanto
que encienda la traca final de la locura
que desate una canción definitiva




No hay comentarios:

Publicar un comentario